Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

Preservación de la Sunnah (parte 2 de 4)

Descripción: Una introducción a la colección de hadices, su conservación y transmisión. Parte 2: Compañeros que preservaron la Sunnah y la escritura de hadices durante la vida del Profeta.

PorImam Kamil Mufti

Publicado el17 Apr 2019 - Última modificación22 Oct 2017

Impreso: 4 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 253 (Promedio diario: 1)

Categoría: Lecciones > El Profeta Muhammad > > Hadiz > y > Sunnah >


Prerrequisito

·       Guía sobre el Hadiz y la Sunnah para principiantes.

Objetivos

·       Conocer sobre Abu Hurairah, Aisha, Abdullah Ibn Omar y Abdullah Ibn 'Abbas, los principales compañeros que preservaron la Sunnah del Profeta.

·       Comprender que el hadiz fue preservado por escrito en los primeros tiempos del Islam, además de ser memorizado.

Términos árabes

·       Sunnah: La palabra Sunnah tiene varios significados según el área de estudio; sin embargo, el significado que generalmente se le atribuye es: palabras, acciones y aprobaciones del Profeta.

·       Hadiz (plural: ahadiz): Es un relato o una historia. En el Islam se refiere a un registro narrativo de los dichos y acciones del Profeta Muhammad y sus compañeros.

Los compañeros que preservaron la Sunnah

       No todos los compañeros del Profeta Muhammad (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él) tuvieron la misma oportunidad o interés para comprometerse con la preservación de la Sunnah. Cada uno de ellos tenía que trabajar para ganarse la vida, mientras que defender a la comunidad musulmana de las terribles amenazas a las que se enfrentaba suponía una carga adicional para la mayoría de ellos. Sin embargo, había un grupo de compañeros conocidos como Ashab-us-Suffa que vivían en la mezquita y que eran preparados especialmente para la enseñanza de la religión a las tribus fuera de Medina. El más famoso de ellos fue Abu Hurairah, que se aferraba a la compañía del Profeta a toda costa, memorizaba lo que el Profeta decía o hacía, y enfocaba todos sus esfuerzos en la preservación del Hadiz. Se cuenta que él mismo lo dijo una vez:

“Dicen: 'Abu Hurairah narra muchos hadices del Profeta, ¿cómo es que los Muhayirin (emigrantes) y los Ansar (auxiliadores) no narran hadices como Abu Hurairah?'. La verdad es que nuestros hermanos de entre los Muhayirin estaban ocupados haciendo negocios en el mercado, mientras que yo me quedaba con el Profeta, así que yo estaba presente cuando ellos estaban ausentes y recordaba lo que ellos olvidaban. Nuestros hermanos de entre los Ansar estaban ocupados con el trabajo en sus tierras, y yo era un hombre pobre de entre los pobres [...], así que conservé en mi memoria lo que ellos olvidaron" (Sahih Al Bujari).

Aisha, la esposa del Profeta, fue también una de esas personas claves en la preservación de la Sunnah, especialmente en lo referente a la vida familiar del Profeta. Tenía una memoria aguda y, además, estaba dotada de un entendimiento claro. Hay un relato sobre ella según el cual "nunca escuchó nada que no comprendiera, pero volvía a preguntar sobre ello"[1]. En otras palabras, no aceptaba nada hasta que quedaba plenamente satisfecha.

Abdullah Ibn Omar y Abdullah Ibn 'Abbas son otros dos compañeros que se dedicaron especialmente a preservar y transmitir el conocimiento del Corán y de los hadices, como lo fue Abdullah Ibn 'Amr que tenía el hábito de escribir los dichos del Profeta (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él). Además de los que se dedicaban especialmente a este trabajo, todos los compañeros del Profeta trataban de preservar lo que aprendían de sus palabras y hechos. Omar había hecho arreglos con uno de sus vecinos para estar en compañía del Profeta alternando los días, de modo que el uno informara al otro de lo que sucedía en su ausencia.

La escritura del Hadiz durante la vida del Profeta

       La idea popular entre algunas personas de que el Hadiz no fue escrito hasta doscientos años después del Profeta es desmentida por los hechos. Es un grave error pensar que toda la Sunnah del Profeta siguió siendo una tradición oral hasta que fue escrita unos siglos más tarde. La preservación de lo que el Profeta hizo o dijo no fue una idea tardía de los musulmanes. Los compañeros del Profeta, al poner en práctica la mayoría de sus dichos, también los conservaron por escrito, además de memorizarlos. Eran conscientes del hecho de que su Sunnah tenía que ser preservada para las generaciones futuras. Por lo tanto, no solo la conservaron en su memoria, sino que también recurrieron a la pluma y la tinta. Dos ejemplos mencionados anteriormente fueron el de Sahifah de Hummam Ibn Munabbih y As-Sahifah As-Sadiqah.

Abu Hurairah narró que cuando uno de los Ansar se quejó al Profeta por su incapacidad de preservar en su memoria lo que escuchaba de él, el Profeta le dijo que debía buscar la ayuda de su mano derecha, es decir, que lo debía escribir.

Otra narración bien conocida es la de Abdullah Ibn Amr: "Yo escribía todo lo que oía del Profeta, con la intención de memorizarlo. [Algunos veían con malos ojos lo que hacía, así que] hablé de ello con el Profeta, quien dijo:

"Escribe, porque solo digo la verdad[2].

En el año de la conquista de La Meca, el Profeta pronunció un sermón con motivo del asesinato de un hombre como represalia por un viejo agravio. Cuando el sermón terminó, un hombre del pueblo de Yemen se adelantó y le pidió al Profeta que le escribiera lo que había dicho, entonces el Profeta dio órdenes de que así lo hicieran[3].



Notas de pie:

[1] Sahih Al Bujari.

[2] Abu Dawud.

[3] Sahih Al Bujari.

Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.