Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

Comprendiendo los estereotipos de los medios de comunicación 

Descripción: Una breve descripción de los estereotipos creados por los medios de comunicación, cómo funcionan y cómo diseminan prejuicios, seguido de sugerencias sobre cómo contrarrestar sus efectos negativos.

PorAisha Stacey (© 2017 IslamReligion.com)

Publicado el25 May 2019 - Última modificación22 Aug 2017

Impreso: 3 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 189 (Promedio diario: 2)

Categoría: Lecciones > Interacción social > Lidiando con el cambio


Objetivos:

·       Comprender el significado de la palabra "estereotipo" y el término "estereotipo de los medios de comunicación".

·       Aprender estrategias para contrarrestar los estereotipos de los medios de comunicación. 

¿Qué es un estereotipo?

Understanding-Media-Stereotyping.jpgUn estereotipo es una generalización que se usa para describir o distinguir a un grupo de personas, y no todos son malos. Sin embargo, el problema con los estereotipos es que normalmente exageran o simplifican en exceso, lo que lleva a algunas personas a juzgar a otras basándose en un conocimiento o comprensión inadecuados. Esto da lugar a que se acepte como verdadera la información distorsionada o incompleta.

Todos comenzamos con una mirada parcial ya que tenemos una sola visión del mundo; sólo podemos ver lo que tenemos frente a los ojos, escuchar lo que tenemos al rededor y leer aquello que está a nuestro alcance. Por lo tanto, cuando se nos presentan los mismos estereotipos, tendemos a ver lo que esperamos ver; y tenemos una tendencia a tergiversar y distorsionar las características de los demás hasta que se ajusten a nuestros estereotipos.

Los estereotipos pueden ser útiles a veces; nos ayudan a ubicarnos en el mundo y a determinar nuestra raza, clase social, género, religión, cultura, etc. A medida que crecemos, deberíamos dejar de lado los prejuicios y utilizar un pensamiento crítico para tener una opinión más balanceada. Siempre procesamos la información y sacamos conclusiones de la experiencia y el aprendizaje. El problema que presentan los estereotipos de los medios es que siempre estamos bombardeados con más información de la que podemos procesar, y se nos hace difícil separar los hechos de la ficción, porque recibimos la opinión parcial de otros como si fuera una verdad innegable. A los seres humanos nos gusta, queremos y necesitamos categorizar el mundo que nos rodea en pequeños grupos, porque esto nos ayuda a determinar nuestro lugar en el mundo, y los estereotipos de los medios de comunicación aprovechan esta necesidad.

Estereotipos de los medios de comunicación

Los medios de comunicación utilizan estereotipos para definir a las personas de maneras que son fáciles de categorizar para los espectadores o lectores. Estos estereotipos de los medios de comunicación reducen a los grupos de personas a una dimensión sin variedad, profundidad o complejidad reales. Al hacer esto frecuentemente, etiquetan a la gente en una forma que no refleja la realidad. El prejuicio formado hacia el Islam y los musulmanes desde el comienzo de la guerra contra el terrorismo ha sido descontrolado y los ha arrojado al frente de los medios globales. La cobertura mediática ha crecido exponencialmente y se ha mostrado el Islam y a los musulmanes de forma muy desfavorable. 

La retórica implementada en la guerra contra el terrorismo ha llevado a un aumento del temor y el odio contra el Islam, el cual causa un incremento de la cobertura mediática que muestra a los musulmanes como retrógrados o inclinados a la violencia, y el Islam como inherentemente problemático. De acuerdo al trabajo de un grupo que estudió la islamofobia en Estocolmo en 2014, la asociación regular del Islam y los musulmanes con el crimen y el terrorismo en los medios e Internet es vital para incrementar ese fenómeno[1]. Los estereotipos presentados por los medios le permiten a la audiencia asumir sin reflexión que los terroristas que alegan ser musulmanes de alguna forma representan a toda la gente de esta religión y a todo un modo de vida. Cuando estas generalizaciones se ven reflejadas sobre todas las diversas comunidades islámicas al rededor del mundo, se ve un sentimiento antiislámico resultante expresado en lenguaje que incita al odio, los crímenes y la discriminación. 

Hay una diferencia entre el Islam y las acciones de algunos musulmanes, y como musulmanes podemos ver y entender esto. Sin embargo, aquellos que no tienen interacción o relación con nosotros no pueden ver la diferencia, especialmente cuando los medios encuadran los eventos mundiales de tal manera que las palabras terrorista y musulmán se vuelven intercambiables. A menudo, se pinta a los musulmanes de forma negativa y el Islam como una religión violenta[2]. La elección de palabras es un aspecto fundamental de la categorización de los medios y contribuye a diseminar los prejuicios. El uso de un lenguaje desigual y el foco puesto siempre en referencias negativas nos presenta con una versión de la realidad que tiene poca relación con la verdad.   

¿Qué pueden hacer los no musulmanes para prevenir los estereotipos presentados por los medios?

1.     Verificar los datos. No creer todo lo que leemos o vemos. Investigar la información.

2.     Cuidar el lenguaje. No usar expresiones como "terrorismo islámico" o "musulmán terrorista".

3.     Estar informados. Hacer un esfuerzo para aprender lo más básico del Islam. 

4.     Conocer a un musulmán. Tratar de interactuar con un musulmán en el trabajo o el barrio.

5.     Desafiar los estereotipos. Cuando escuchamos un comentario islamofóbico, desacreditarlo.

6.     Respetar la diversidad. Evitar las etiquetas y permitir a la gente ser quienes son con una variedad de prácticas culturales o costumbres. 

Aprenda sobre el uso del lenguaje en los medios y cómo puede construir realidades sociales. 

¿Qué pueden hacer los musulmanes para contrarrestar los estereotipos de los medios?

1.     Ofrecer recursos para educar a los medios y el público en general.

2.     Distribuir panfletos y libros en centros comunitarios y bibliotecas.

3.     Organizar encuentros con los gobiernos locales y medios de comunicación.

4.      Escribir cartas y notas de opinión para diarios locales.

5.     Ayudar a organizar un día abierto en la mezquita local o centro islámico.

6.     Invitar a los no musulmanes a charlas sobre el Islam o a encuentros en la mezquita.

7.     Invitar a los vecinos no musulmanes a su hogar o celebraciones del Eid.

8.     Unirse a organizaciones caritativas locales para resaltar la dedicación del Islam por la justicia social.

9.     Utilizar las plataformas mediáticas. Publicitar las cosas extraordinarias que los musulmanes están haciendo en sus respectivas comunidades.

10.  Entrenar a los representantes musulmanes para que interactúen con los medios y asegurarse que los comentarios no sean tomados fuera de contexto.

Más de 1.000 jóvenes musulmanes de 15 años de edad o más en el Reino Unido, EEUU y Australia reportan en entrevistas que la información en los medios sobre el Islam es injusta, humillante, y frustrante[3]. Y es justo decir que los musulmanes de todas las edades sufren cuando ven cómo su forma de vida es vilipendiada, o cuando leen sobre la responsabilidad que se les atribuye por las muchas atrocidades perpetradas en todo el mundo. Ser fuerte frente a las adversidades es más fácil de decir que de hacer; las sugerencias que hemos dejado arriba ayudarán a derribar muchos de los mitos que circulan sobre el Islam, pero mientras tanto debemos ejercer la paciencia. Podemos reforzar nuestro bienestar espiritual y mental de la siguiente forma:  

1.    Fortaleciendo nuestra conexión con Allah, rezando en los momentos indicados, y reflexionando en los nombres de Allah.

2.     Tratando de emular la paciencia y la tolerancia de los Profetas, quienes ciertamente enfrentaron dificultades mucho peores que las que tenemos hoy en día.

3.     Aceptando que todo el poder y fuerza provienen solo de Allah; Él es el más Sabio y puede ver todo el panorama completo.

4.     Estando seguros de que si el Profeta Muhammad (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él) estuviera entre nosotros no estaría avergonzado de nuestra identidad y prácticas islámicas.



Notas de pie:

[3] Centro internacional para el entendimiento entre musulmanes y no musulmanes de la Universidad del Sur de Australia

Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.