Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

Buenos modales (parte 2 de 2)

Descripción: Dos lecciones explicarán una variedad de buenas costumbres en la ética islámica para que seamos mejores seres humanos.

PorImam Kamil Mufti (© 2015 NewMuslims.com)

Publicado el23 May 2019 - Última modificación30 Nov 2015

Impreso: 4 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 227 (Promedio diario: 1)

Categoría: Lecciones > Estilo de vida, valores morales y prácticas islámicas > Valores morales y prácticas generales


Objetivos:

·       Aprender diez buenas costumbres islámicas más.

Términos árabes:

·        Haram: Ilícito, prohibido 

·       Ijlás: Sinceridad, pureza o aislamiento. Islámicamente, denota purificar nuestros motivos e intenciones para buscar la complacencia de Allah. Es también el nombre del capítulo 112 del Corán.

1.   Cumplir las Promesas

La sociedad humana no puede funcionar sin la institución de las promesas y las garantías de su cumplimiento. Es obligatorio cumplir promesas y pactos, y es haram romperlos y traicionar. Allah dice:

“Cumplan con sus compromisos, porque se los interrogará por ellos” (Corán 17:34).

Cumplir las promesas es un medio para alcanzar la seguridad en este mundo y evitar el derramamiento de sangre, y para proteger los derechos de las personas, tanto musulmanas como no musulmanas, como Allah dice:

"Pero si piden que los auxilien para preservar su religión, deben hacerlo, salvo que se encuentren en un pueblo con el que ustedes hayan celebrado un pacto. Dios ve bien lo que hacen" (Corán 8:72).

2.   Ser puntual

Sin duda, el nivel de puntualidad nos dice cuánto respeto se tiene por el tiempo. La puntualidad incluye ser respetuoso con el tiempo de los demás. Cuando uno le da a alguien un tiempo para reunirse o hacer algo, entonces debe cumplirlo puntualmente.

A nivel de la comunidad, si hay un programa, este debe comenzar según lo planificado, y los que llegaron a tiempo no deben tener que esperar a los que llegan tarde. Asimismo, el programa debe terminar a tiempo para permitir que las personas se vayan a cumplir con otros compromisos que puedan haber programado, en lugar de detenerlos más tiempo del que esperaban.

El día de un musulmán se organiza en torno a las oraciones que debe realizar en momentos específicos, y esto se convierte en una práctica bastante buena para ser puntual. Las otras creaciones de Allah, como el sol, la luna, la noche y el día siguen un curso disciplinado:

“¿Acaso no ven que Dios inserta la noche en el día y el día en la noche, y sometió el sol y la luna haciendo que cada uno recorra [su órbita] hasta un plazo prefijado? Dios está bien informado de lo que hacen” (Corán 31:29).

3.   Ser amable y respetuoso

Para ser uno de los que tienen éxito, el Islam requiere que cada individuo aprenda a obedecer al Creador y así tratar a la humanidad, al medio ambiente, a los creyentes y a nosotros mismos con respeto.

El respeto implica mantenerse completamente alejado de los principales pecados de la murmuración, la mentira, la calumnia y los chismes.

El respeto por la humanidad significa mantenerse alejado de los pecados que sembrarán discordia entre la gente y conducirán a la destrucción. El respeto incluye desear para nuestros hermanos y hermanas lo que deseamos para nosotros mismos; implica tratar a los demás de la manera en que esperamos ser tratados y de la forma en que esperamos que Allah nos trate, con compasión, amor y misericordia

4.  Ser amigable

Un musulmán que realmente entiende las enseñanzas de su religión es gentil, amigable y simpático. Se mezcla con la gente y se lleva bien con ellos. Entiende que mantenerse en contacto con la gente y ganarse su confianza es importante. el Profeta Muhammad (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

"¿Quieren que les diga quién de ustedes es el más amado para mí y estará más cerca de mí en el Día de la Resurrección?" Lo repitió dos o tres veces, y ellos dijeron: "Sí, oh Mensajero de Allah". Él dijo: "Aquellos de ustedes que tengan la mejor actitud y el mejor carácter"[1].

Algunos relatos añaden: "Aquellos que tienen los pies en la tierra y son humildes, que se llevan bien con los demás y los demás se sienten cómodos con ellos".

5.   Autocontrol

El autocontrol es una cualidad que está arraigada en la religión del Islam. Nos enfrentamos a elecciones y tentaciones por doquier. Se nos pide que bajemos la mirada, que controlemos nuestra ira y que consideremos nuestras palabras antes de hablar. Ramadán, el mes del ayuno, es un ejercicio de autocontrol. Nos abstenemos de comer y beber desde el amanecer hasta el anochecer. Puede que tengamos hambre y sed, pero ejercitamos el autocontrol para complacer a Allah y aumentar nuestra paciencia. Seguir nuestros propios deseos no es algo que el Islam fomente.

“… Sabe que no hacen más que seguir sus propias pasiones. ¿Acaso existe alguien más extraviado que quien sigue sus pasiones sin ninguna guía de Dios?" (Corán 28:50).

6.   Ser útil y cooperar

Trabajemos juntos: en el campo de juego, en la oficina, criando a los niños. La humanidad no puede vivir si no es cooperando unos con otros. Nos necesitamos el uno al otro. Todo profesional necesita la ayuda de los demás. Al cooperar la vida continúa sin problemas; pero si no hay cooperación, la vida se paraliza. El Islam hace un llamamiento a la cooperación e insta a los musulmanes a que cooperen para mantener su unidad. Allah dice:

“Sino que cooperen con ellos a obrar el bien e impedir el mal, pero no cooperen en el pecado y la enemistad” (Corán 5:2).

7.   Tener empatía

La empatía es la capacidad de reconocer, entender y compartir los sentimientos de los demás, como caminar en los zapatos de otra persona. ¿Se fomenta la empatía en el Islam? ¡Absolutamente! Considere este versículo sobre nuestro Profeta Muhammad:

“Se les ha presentado un Mensajero de entre ustedes mismos que se apena por sus adversidades, se preocupa y desea que alcancen el bien [e ingresen al Paraíso]; es compasivo y misericordioso con los creyentes” (Corán 9:128).

Nuestro Profeta era capaz de sentir el sufrimiento de los demás y fue elogiado por Allah por su naturaleza empática.

El Profeta también nos animó a sentir empatía el uno por el otro:

"Los creyentes en su bondad mutua, compasión y simpatía son como un solo cuerpo. Cuando uno de los miembros sufre, todo el cuerpo responde con vigilia y fiebre"[2].

8.   Modestia

Todos los profetas y mensajeros alentaron la modestia, como dijo el Profeta:

"De las enseñanzas de los primeros profetas que te han llegado es: 'Si no tienes vergüenza, haz lo que quieras'"[3].

La modestia como un sentido de vergüenza o timidez en los seres humanos es la abstención del alma de la mala conducta, una cualidad que impide que uno se comporte mal con los demás o que anime a los demás a comportarse mal con uno mismo. La ética islámica considera la modestia como algo más que una simple cuestión de cómo se viste una persona, y más que una simple modestia frente a la gente; más bien se refleja en el discurso, la vestimenta y la conducta de un musulmán: en público con respecto a la gente, y en privado con respecto a Allah.

9.   Sinceridad

Ijlás (sinceridad) es hacer todo, interno y externo, deseando solo la complacencia de Allah. Es olvidarse de los ojos de la gente, y de si ellos ven nuestras acciones o no, teniendo en mente que está observando Allah. Hay bellos versículos en el Corán a este respecto, donde Allah describe a los piadosos en el Paraíso:

“[Son realmente creyentes] los que cumplen sus promesas y temen el Día del Juicio, cuyo alcance será extensivo. Y, a pesar del amor que tienen por sus bienes materiales, alimentan al pobre, al huérfano y al prisionero. Dicen: 'Les damos de comer simplemente porque anhelamos el rostro de Dios. En realidad no esperamos de ustedes retribución ni agradecimiento'” (Corán 76:7-9).

10.                   Rechazar el mal con el bien

Allah ha elogiado a aquellos que responden al mal con buenas acciones. Aquellos que repelen el mal con el bien encontrarán que sus enemigos se convertirán en sus amigos. Allah dice:

“No es lo mismo obrar el bien que obrar el mal. Responde con una buena actitud, y verás que aquel con quien tenías enemistad se convierte en un amigo ferviente. Esto no lo logran sino los que tienen paciencia; no lo logran sino los que son muy afortunados” (Corán 41:34-35).

Allah ha recordado a los creyentes en varios versículos que repelan el mal con el bien siendo pacientes, misericordiosos y perdonando.


Notas de pie:

[1] Musnad.

[2] Sahih Al Bujari.

[3] Sahih Al Bujari.

Examen y navegación rápida
Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.