Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

El rol de un erudito musulmán (parte 1 de 2)

Descripción: Las cualidades de un erudito musulmán.

PorAisha Stacey (© 2015 NewMuslims.com)

Publicado el12 May 2019 - Última modificación04 Jun 2015

Impreso: 3 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 448 (Promedio diario: 3)

Categoría: Lecciones > Interacción social > La comunidad musulmana


Objetivos:

·       Entender qué hace a un musulmán erudito.

·       Comprender el rol que desempeña un erudito dentro de la Ummah islámica. 

Términos árabes:

·    'Alim (plural: ulama): Aquel que posee conocimiento. El término se refiere generalmente a un sabio en la religión del Islam.   

·       Faqih (plural: fuqaha): Un jurista, es decir, alguien que tiene un entendimiento profundo del Islam, sus leyes y jurisprudencia. 

·       Iytihad: Intento de un sabio o jurista de llegar a un veredicto islámico basado en el Corán y la Sunnah.

·       Muytahid: Alguien calificado para realizar iytihad.

·       Usul: Principios, raíces, fundamentos, bases de algo.

·       Fiqh: Jurisprudencia islámica. 

·       Isnad: Cadena de transmisores de un determinado hadiz.

·       Hadiz (plural: ahadiz): Es un relato o una historia. En el Islam se refiere a un registro narrativo de los dichos y acciones del Profeta Muhammad y sus compañeros. 

·       Sahabah (plural de sahabi): Se traduce como "compañeros". Un sahabi, como se utiliza comúnmente la palabra en la actualidad, es alguien que vio al Profeta Muhammad, creyó en él y murió como musulmán. 

·       Sharíah: Ley islámica.

·       Ummah: Hace referencia a la comunidad islámica en su totalidad, sin importar raza, color, idioma o nacionalidad. 

·       Fatwa (plural: fatawa): Veredicto en algún tema de ley islámica dado por una autoridad reconocida. 

·       Sunnah: La palabra Sunnah tiene varios significados según el área de estudio; sin embargo, el significado que generalmente se le atribuye es: palabras, acciones y aprobaciones del Profeta. 

·       Dawah: A veces escrito como Da’wa. Significa llamar o invitar a otros al Islam.   

Role-of-a-Muslim-Scholar-1.jpgAquel que invita a la gente al Islam o transmite cualquier conocimiento que posea con una intención sincera, puede estar seguro de que será recompensado. El Profeta Muhammad dijo: "Transmitan de mí, aunque sea una palabra". No estipuló que la persona tenga un vasto conocimiento, sino que sepa de qué está hablando. Enseñar algo no nos convierte en sabios. Los eruditos poseen ciertos rasgos y cualidades y un nivel muy alto de educación islámica.  

En árabe, la palabra para erudito es 'Alim. Es un término que lleva un significado similar a faqih y muytahid: todos ellos tratan de llegar un veredicto de Sharíah a través de la evidencia con la que cuentan. Son generalmente personas que han pasado muchos años adquiriendo las herramientas y requisitos para realizar iytihad.  

Uno de los más conocidos eruditos del siglo XX, el Shaij Ibn Uzaimín, describió con pocas palabras los estándares de educación a los que debe llegar un musulmán para ser considerado erudito[1]. Transcribimos sus palabras a continuación, y aclaramos que, a pesar de que usa la palabra "él", se entiende que estas reglas se aplican a eruditos tanto hombres como mujeres. 

En primer lugar, él (el muytahid) debe poseer conocimiento de las evidencias necesarias para el propósito del iytihad, como versículos del Corán y ahadiz que toquen el tema. Debe estar al tanto de los asuntos relacionados a la veracidad o debilidad del hadiz, como el isnad, y los narradores en el mismo. Luego, debe saber qué abroga y qué está abrogado y temas sobre los que hay consenso. Debe también tener conocimiento de temas que afecten el veredicto, como informes de significados específicos, informes que establezcan límites, etc. Debe tener conocimiento del idioma árabe y Usul al fiqh (principios de jurisprudencia islámica) relacionados a la evidencia verbal, por ejemplo, qué es general, qué es específico, qué es absoluto, qué está restringido, qué es mencionado brevemente y qué está detallado, etc., para que su veredicto esté en concordancia con lo que indica la evidencia. Finalmente, debe tener la habilidad de usar su sabiduría para examinar las evidencias y de allí extraer una regla.   

Debemos notar que estos términos ―'alim, faqih y muytahid no deben ser usado para hablar de cualquier persona que mencione reglas islámicas o enseñe material de la religión en colegios, universidades o centros culturales, ni tampoco se aplica a cualquiera que trabaje en el campo de la dawah. Estas palabras denotan un nivel de sabiduría que no se logra fácilmente y lleva décadas de estudio.   

El Profeta Muhammad habló elocuentemente de la superioridad que tiene la gente de conocimiento y los sabios. "La superioridad de un 'alim sobre el devoto es como mi superioridad sobre el creyente, o la de la luna cuando está llena sobre el resto de las estrellas, y ciertamente los sabios son los herederos de los profetas; y los profetas no dejan detrás de sí oro o plata, solo dejan conocimiento como herencia. Así que, aquel que adquiere conocimiento, adquiere una gran fortuna"[2].

Todo musulmán debe esforzarse por entender quién es un erudito y quién no. En esta era digital en la cual la información está disponible libremente, es muy fácil para alguien no calificado hacerse pasar por erudito, y el daño que puede hacer a los corazones y mentes es a menudo irreparable. Cuando una persona sin preparación da un veredicto, puede desviar a la gente. Leer un libro traducido del árabe no convierte al lector en sabio, y no lo capacita para emitir un veredicto sobre algo. Hablar elocuentemente frente a una cámara y subir un video a YouTube no es señal de erudición.   

El rol del erudito musulmán es guiar a la gente al camino correcto y ayudarlos a sentirse y estar más cerca de Allah. Debe poder no solo interpretar el Corán y la Sunnah, sino todo el cuerpo de jurisprudencia desarrollado desde los albores del Islam. No es una posición para tomar a la ligera; de hecho, es una responsabilidad tan grande que los sahabah y aquellos que los siguieron evitaban dar veredictos religiosos tanto como les era posible.   

Se dice que uno de los grandes sabios de la Sharíah, Abdurrahman Ibn Abu Laila, dijo: "Pude conocer a ciento veinte sahabah. A cada uno de ellos se les preguntó sobre temas específicos de la Sharíah buscando un veredicto, pero evitaban dar una decisión y señalaban a otro compañero para que diera la respuesta. Temían decir palabras incorrectas por las cuales ser responsables ante Allah". Comparemos esto con la facilidad y liviandad con la cual hoy en día los que no están preparados dan veredictos. 

Dado su nivel de estudio, el erudito tiene un gran estatus en la Ummah islámica. Su papel es alentar a la gente a obedecer las reglas de Allah y permanecer en un camino balanceado en todo asunto, creencia, adoración, ética, moral, conducta e interacciones sociales.   

Es importante comprender también que los eruditos no son infalibles. Puede que sean los herederos de los profetas, pero también son humanos, con todas las imperfecciones que eso implica. Este es uno de los motivos por los cuales los sabios no toman los veredictos religiosos o fatawa a la ligera.   

Se le preguntó una vez al Imam Malik[3] sobre veintidós temas jurídicos diferentes. Solo respondió a dos, y al hacerlo suplicaba buscando la ayuda de Allah y no apresuraba sus palabras. Se dice que "aquel de ustedes que se apresura para dar fatwa, es como el que se apresura para arrojarse al fuego". Estas palabras enfatizan la importancia de una reflexión profunda cuando se toma una decisión. Un erudito es paciente y precavido.



Notas al pie:

[1] Al Usul fi ‘Ilm al Usul, p. 85, 86; Sharh (y su comentario), p. 584-590.

[2] Imam Ahmad, Abu Dawud, At-Tirmidhi, Ibn Mayah.

[3] Uno de los sabios más respetados del fiqh en el Islam sunni. Malik Ibn Anas Ibn Malik Ibn Abi ‘Amir Al Asbahi (711 E.C. – 795 E.C.).

Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.

Más lecciones en el mismo nivel8