Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

Los derechos de los vecinos en el Islam (parte 2 de 2): Vecinos buenos y malos

Descripción: Consejos y sugerencias para tratar bien a los vecinos y cómo lidiar con vecinos ingobernables o malos.

PorAisha Stacey (© 2014 NewMuslims.com)

Publicado el10 May 2019 - Última modificación23 Feb 2015

Impreso: 3 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 186 (Promedio diario: 1)

Categoría: Lecciones > Interacción social > La comunidad musulmana


Objetivos:

·       Aprender cómo respetar los derechos de los vecinos de manera fácil e islámicamente correcta.

·       Entender que tratar con un mal vecino nunca debe incluir el maltrato ni ningún otro mal comportamiento.

Términos árabes:

·       SahabahForma plural de “Sahabi”, que traduce compañeros. Un sahabi, como se utiliza comúnmente la palabra en la actualidad, es alguien que vio al Profeta Muhammad, creyó en él y murió como musulmán.

The Rights of Neighbours in Islam2.jpgEl Profeta Muhammad dijo que “El mejor de los compañeros ante Allah es aquel que es mejor con su compañero, y el mejor de los vecinos ante Él es aquel que es mejor con su vecino”[1]. También dijo: “Aquel que daña a su vecino no entrará al Paraíso[2].

Podemos ver, entonces, que tratar a los vecinos bien y con respeto es un concepto muy importante en el Islam. Hace la vida más agradable para todos los implicados; cuando uno está rodeado de personas en las que puede confiar, las pruebas y tribulaciones se pueden enfrentar más fácilmente con su apoyo y estímulo. Si sus vecinos son musulmanes, ser buen vecino será fácil, porque los derechos de los vecinos están consagrados en los principios del Islam. Entre los derechos de un musulmán sobre otro están los siguientes:

·       Saludarlo con el saludo islámico de As-salamu aláikum[3]

·       Visitarlo cuando no se encuentre bien.

·       Ofrecerle condolencias y ayudarlo en momentos de calamidad.

·       Felicitarlo en momentos de alegría y felicidad.

·       En la medida de lo posible, pasar por alto sus errores, las molestias que cause y las falsas ocultas.

·       Darle regalos. 

·       Ayudarlo financieramente.

·       No mirar sus posesiones con envidia. 

·       Guiarlo hacia las cosas que lo beneficien en sus asuntos religiosos y mundanos.

Si sus vecinos no son musulmanes, no significa que deba tratarlos de manera distinta. De hecho, tratarlos con el respeto que el Islam enseña puede llevar a cosas buenas. En el mejor de los casos, puede llevarlos a ellos al Islam, o al menos todos en el vecindario llevarán una vida pacífica y cooperativa.

Los siguientes son algunos consejos prácticos para quienes viven en comunidades pobladas por personas de diferentes etnias y religiones:

·       Preséntese a sus vecinos cuando se mude a una nueva casa o cuando lleguen nuevos vecinos.

·       Muestre atención y consideración preguntando por la salud de las personas mayores o con enfermedades crónicas. Un musulmán no debe comer si su vecino tiene hambre, por lo tanto, usted podría ayudar enviando alimentos o en las tareas domésticas, como cortar el césped o sacar la basura. El Profeta Muhammad le aconsejó a un sahabi que fomentara las relaciones de buena vecindad cuando le dijo: “…Cada vez que prepares un caldo, pon agua adicional y dale a tus vecinos”[4].

·       Deles regalos. La entrega de regalos suaviza hasta los corazones más duros.

·       Invite a sus vecinos a comer, o incluso a una simple taza de café o té. En su invitación, asegúrese de mencionar las restricciones que el Islam tiene sobre el alcohol y los requisitos dietarios, para que no haya momentos embarazosos. Esta es también una oportunidad para demostrar que el alcohol no es un ingrediente necesario para una vida social feliz.

·       Acepte las invitaciones. A menos que haya una buena razón para no hacerlo, como el alcohol o el baile.

·       Mientras socializa, presente el Islam de la mejor forma. No entre en discusiones inútiles sobre religión o política.

·       Si sus vecinos muestran interés en el Islam, no sea insistente. Quizás podría regalarles libros edificantes, o invitarlos a eventos que muestren el Islam.

·       Sea el primero en ayudar en tiempos de calamidad. Sus vecinos pueden necesitar dinero, transporte o un hombro sobre el cual llorar.

Habiendo establecido que los buenos vecinos son una bendición, y que comportarse de buena manera con los vecinos es un requisito en el Islam, ¿qué debe hacer una persona cuando se enfrenta a la mala conducta de sus vecinos? En una sociedad o vecindario musulmán, una buena manera de evitar que un vecino musulmán se comporte de manera poco adecuada es hacer público su comportamiento.

Uno de los sahabah mencionó que un hombre le preguntó al Profeta cómo lidiar con un vecino que le causó daño. El Profeta le sugirió que tomara sus cosas y se parara en el camino. Cuando el hombre hizo lo que le sugirió, la gente se reunió a su alrededor y le preguntó qué pasaba. El hombre maltratado explicó lo que estaba haciendo y que era una sugerencia del Profeta Muhammad. La gente quedó atónita y el mal vecino quedó deshonrado. Fue tanta la vergüenza y el remordimiento del mal vecino, que se acercó al hombre difamado y le dijo: “Vuelve a tu casa. Por Allah, no te volveré a causar daño alguno”[5].

Sin embargo, es importante que si uno publica el hecho de que tiene un mal vecino, no caiga en la calumnia ni exagere el mal trato que ha recibido. Lo que el Profeta le aconsejó al hombre fue mostrar que la actitud del vecino lo había llevado a abandonar su hogar. No diga nada más allá de eso. Eso fue suficiente para que la gente reconociera que el asunto era grave. Es importante recordar que, cuando se trata con musulmanes y no musulmanes utilizando el alto nivel de modales y moral en que insiste el Islam, a menudo ocurrirán maravillas.

El renombrado erudito islámico Al Qurtubi (1214 -1273 E.C.) dijo: “Yo digo que el trato amable hacia los vecinos es obligatorio y está recomendado, ya sean estos musulmanes o no. Y esto es lo que hay que hacer. El trato amable puede ser en el sentido de ayudar o puede ser en el sentido de ser bondadoso, abstenerse de molestar y permanecer junto a ellos”.



Notas de pie:

[1] Sahih Al Bujari.

[2] Sahih Muslim.

[3] El saludo islámico es "as-salamu aláikum" (que Dios te otorgue protección y seguridad). La respuesta a esto es "wa aláikum as-salam" (y que Él te otorgue lo mismo). Estas breves palabras árabes les permiten a los musulmanes saber que están entre amigos, no entre extraños.

[4] Sahih Muslim.

[5] Abu Dawud.

Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.

Más lecciones en el mismo nivel7