Cargando...

El interrogatorio en la tumba (parte 2 de 2): Su lugar hasta el Día del Juicio

Valoración:

Descripción: Continuación de la lección 1, incluyendo las preguntas que se harán en la tumba.

Por Aisha Stacey (© 2014 NewMuslims.com)

Publicado el 10 May 2019 - Última modificación 24 Feb 2015

Impreso: 107 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 5,682 (Promedio diario: 3)


Objetivo:

·Entender la naturaleza de las preguntas que se harán en la tumba.

Términos árabes:

·Hadiz (plural: ahadiz): Es un relato o una historia. En el Islam se refiere a un registro narrativo de los dichos y acciones del Profeta Muhammad y sus compañeros.

QuestioninginGrave2.jpgLa escena para los incrédulos es muy diferente. Los ángeles se acercan al incrédulo “…con rostros negros, llevando un sayal, y se sientan a su alrededor hasta donde alcanza la vista. Entonces llega el Ángel de la muerte y se sienta a su cabeza, y dice: ‘¡Oh, alma malvada!, ven a la ira de Allah y Su enojo’. Entonces, su alma se dispersa dentro de su cuerpo y luego sale cortando las venas y los nervios, como un espetón pasando por lana mojada. Cuando él la agarra, ellos no la dejan en su mano por un instante antes de tomarla y ponerle ese sayal, y de allí sale un hedor como la fetidez más desagradable de un cuerpo muerto sobre la faz de la Tierra. Luego ascienden y no pasan por ningún grupo de ángeles sin que les pregunten: ‘¿Quién es esa alma malvada?’; y les responden: ‘Es fulano, hijo de mengano’, llamándola por los peores nombres con que fue conocida en este mundo, hasta que llegan al primer cielo. Pedirán que se les abra y no se les abrirá. Entonces, Allah registra que su lugar está en las profundidades más bajas del Infierno.

Una vez el alma se ha reunido con el cuerpo, la persona muerta es visitada en su tumba por dos ángeles. En un hadiz auténtico, el Profeta Muhammad nos dice que estos ángeles son negros y azules, y se llaman Munkar y Nakir. Los ángeles harán tres preguntas que afirmarán la fe de una persona, y a la vez, mostrarán su piedad o maldad. Esta es una etapa muy importante, porque establece la escena para la vida entera de la persona en el Más Allá. Los ángeles preguntarán: ¿Quién es tu Señor?, ¿cuál es tu religión? y ¿quién es tu Profeta?, o como dice en algunos ahadiz, la tercera pregunta será: ¿Quién es este hombre que fue enviado entre ustedes? Como pueden ver, estas preguntas se refieren a asuntos de fe. Si una persona responde: mi Señor es Allah, mi religión es el Islam, mi Profeta es Muhammad… una voz clamará desde el cielo: “Mi siervo ha dicho la verdad, así que prepárenle una cama del Paraíso y ropa del Paraíso, y ábranle una puerta al Paraíso”. Si el difunto no sabe la respuesta correcta a las preguntas, entonces una voz gritará desde el cielo: “Prepárenle una cama del Infierno y ropa del Infierno, y ábranle una puerta al Infierno”.

El interrogatorio confirma exactamente lo que una persona ha entendido desde el momento de la muerte. El bien realmente será recompensado y el mal será castigado. Así, el creyente es recompensado de inmediato con una apertura que aparece en su tumba. A través de esa apertura, la persona puede ver la grandeza y las bondades que le esperan en el Paraíso. Sus buenas obras se le acercarán en la forma de un hombre guapo, bien vestido y perfumado. La tumba se le ampliará hasta donde el ojo pueda ver, estará bien iluminada y llena de vegetación. Deseará contarle a su familia su buena ventura. El creyente dormirá plácidamente en su tumba. El Profeta Muhammad mencionó en un hadiz que al creyente se le pedirá que mire su lugar en el Infierno y que entienda que este ha sido cambiado por un lugar en el Paraíso, "así que mirará ambos, y entonces su tumba se ampliará para él a una distancia de setenta codos, y se llenará de vegetación hasta el Día de la Resurrección”.

En contraste, la tumba de los desobedientes se llenará de oscuridad. El castigo del incrédulo comienza con sus malas obras que se le acercan en la forma de un hombre de aspecto repulsivo, y una apertura a través de la cual podrá ver la fealdad del Infierno.

La recompensa y el castigo son motivadores poderosos, y la idea de pasar un tiempo no especificado siendo castigado incluso antes del Día del Juicio, es algo terrible.

El Profeta dijo: “Cuando uno de ustedes muere, su morada eterna le es mostrada cada mañana y cada noche. Si es de la gente del Paraíso, entonces es una de las personas del Paraíso, y si es de la gente del Infierno, entonces es una de las personas del Infierno, y se le dice: ‘Esta es tu morada hasta que Allah te levante en el Día de la Resurrección”.

Imagínese escuchar esas palabras: "Esta es tu morada hasta que Allah te levante en el Día de la Resurrección". Este es un momento que podría estar lleno de alegría o de desesperación, ya que el tiempo puede ser largo o corto, como lo quiera Allah. Hemos sido advertidos, y los eventos de ese día han sido claramente establecidos para nosotros. Quienes sean sabios, prestarán atención.

Herramientas de la lección
Mala Mejor
¡Fallido! Vuelve a intentarlo más tarde. Gracias por tu valoración.
Déjenos un comentario o una pregunta

Comente sobre esta lección: El interrogatorio en la tumba (parte 2 de 2): Su lugar hasta el Día del Juicio

Los campos marcados con asterisco (*) son de llenado obligatorio.

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.
Otras lecciones en Nivel 7