Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

Creer en los profetas

Descripción: Allah transmitió Su mensaje a la humanidad a través de profetas y mensajeros. ¿Cuál era la naturaleza de estos mensajeros y del mensaje que trajeron? ¿Fueron humanos con atributos divinos? Esta lección arroja luz sobre las respuestas a estas preguntas.

PorImam Kamil Mufti

Publicado el15 Apr 2019 - Última modificación14 Mar 2018

Impreso: 8 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 342 (Promedio diario: 2)

Categoría: Lecciones > Creencias islámicas > Artículos de fe


Prerrequisitos

·       Una introducción a los pilares del Islam y los artículos de la fe (2 partes).

Objetivos

·       Aprender y comprender la necesidad y el propósito de los mensajeros enviados a la humanidad.

·       Aprender lo que implica creer en los mensajeros.

·        Familiarizarse con la naturaleza de los mensajeros y con el mensaje que trajeron.

Términos árabes

·       Tawhid: La Unidad y Unicidad de Allah con respecto a Su Señorío, Sus nombres y atributos, y Su derecho a ser adorado.

·       Sunnah: La palabra Sunnah tiene varios significados según el área de estudio; sin embargo, el significado que generalmente se le atribuye es: palabras, acciones y aprobaciones del Profeta.

Creer en los mensajeros es un artículo requerido por la fe islámica.

“El Mensajero [Muhammad] y sus seguidores creen en lo que le fue revelado por su Señor [al Mensajero]. Todos creen en Dios, en Sus ángeles, en Sus libros y en Sus mensajeros [diciendo]: "No hacemos diferencia entre ninguno de Sus mensajeros’” (Corán 2:285).

Allah transmite Su mensaje a la humanidad a través de mensajeros. Ellos forman un vínculo entre los seres humanos y el Cielo, en el sentido de que Allah los ha escogido para entregar Su mensaje a la humanidad. Los mensajes divinos fueron transmitidos a los seres humanos a través de los mensajeros, este es el sistema de comunicación entre el Creador y Su creación. Allah no envía ángeles para cada individuo en particular ni "abre los cielos" de modo que la gente pueda subir para recibir el mensaje. Su forma de comunicación es a través de mensajeros humanos, quienes reciben el mensaje a través de ángeles; Allah solo envió hombres como profetas y mensajeros, no hubo ángeles enviados con un mensaje para la humanidad. Él, Exaltado sea, dice:

"Ellos dicen: '¿Por qué no hizo descender un ángel junto a él?'. Pero si hubiese enviado un ángel el asunto habría quedado decidido, y no se les habría dado ningún plazo de espera [para creer]. Y si hubiera enviado a un ángel [en lugar de un hombre], le habría dado apariencia humana y estarían en una confusión similar a la que tienen contigo" (Corán 6:8-9).

¿Qué implica la creencia en los mensajeros?

La fe en los mensajeros es creer firmemente que Allah escogió a hombres moralmente rectos para portar Su mensaje y transmitirlo a la humanidad. Benditos fueron aquellos que los siguieron; desdichados fueron quienes se negaron a obedecer. Ellos entregaron fielmente el mensaje, sin ocultarlo, alterarlo o corromperlo. Rechazar a un Mensajero es rechazar a Quien lo envió; desobedecer a un Mensajero es desobedecer a Aquel que ordenó obedecerlo.

No creer en un Mensajero es como no creer en ninguno de los mensajeros. En el siguiente verso, Allah, Glorificado sea, dice que la gente de Noé no creía en ninguno de los mensajeros, a pesar de que solo se les ordenó seguir a Noé:

"El pueblo de Noé desmintió a los mensajeros" (Corán 26:105).

Más específicamente, creer en los mensajeros significa:

(1)  Creer que Allah envió a cada nación un Profeta de entre su gente, para invitarlos a adorar a Allah exclusivamente y para descartar los falsos dioses.

“Y pregunta [a los pueblos que] les envié Mensajeros antes de ti: ‘¿Acaso les autoricé que adorasen a otro fuera del Misericordioso?’” (Corán 43:45).

Ellos no añadieron ni omitieron nada al Mensaje Divino.

“Pero los Mensajeros solo tienen la obligación de transmitir el Mensaje con claridad [y Dios será Quien los juzgará]” (Corán 16:35).

(2)  Creer en aquellos que han sido específicamente nombrados, como Muhammad, Abraham, Moisés, Jesús y Noé (que la paz sea con todos ellos). Y mantenemos una creencia general en todos los que no fueron mencionados por nombre, puesto que Allah dice:

“Envié otros mensajeros antes de ti, de algunos de ellos te he relatado su historia, y de otros no te relaté su historia” (Corán 40:78).

Creemos que el Mensajero final fue nuestro Profeta Muhammad y no hay profeta ni mensajero después de él, como lo ha dicho Allah en el Corán:

“Muhammad no es el padre de ninguno de sus hombres, sino que es el Mensajero de Dios y el sello de los Profetas. Dios lo sabe todo” (Corán 33:40).

El Profeta afirmó categóricamente:

“No habrá Profeta alguno después de mí” (Sahih Al Bujari, Sahih Muslim).

Los profetas anteriores fueron enviados con leyes y mandamientos específicos para las personas de su tiempo. Sin embargo, el Profeta Muhammad (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él) fue enviado con un mensaje aplicable para todos las épocas, personas y lugares; por lo tanto, no hay necesidad de que vengan más profetas. Otra razón importante es que a algunas naciones se les envió más de un Profeta debido a los cambios que introdujeron en la religión. Como Dios ha prometido que las enseñanzas del Profeta Muhammad nunca sufrirán cambio alguno y siempre se conservarán en el idioma original en sus fuentes principales ―el Corán y la Sunnah, no hay necesidad de otro Profeta. En los casos de profetas anteriores, las Escrituras se perdieron o su mensaje se corrompió hasta el punto de que la verdad difícilmente podía distinguirse de la falsedad. El mensaje del Profeta Muhammad es claro y estará preservado hasta el final de los tiempos.

(3)  Creer en los reportes confiables que se han narrados de los mensajeros. Por ejemplo, las enseñanzas del Profeta Muhammad ―la Sunnah están preservadas en los libros de Hadiz.

(4)  Seguir las leyes del Mensajero que nos ha sido enviado, el último, el Profeta Muhammad, quien fue enviado para toda la humanidad. Allah dice:

“Pero no, [juro] por tu Señor que no creerán [realmente] a menos que te acepten como juez de sus disputas, y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente” (Corán 4:65).

El propósito

¿Cuál es el propósito de enviar mensajeros?

(1)  Llevar a la gente de la adoración a otros seres creados a la adoración del Creador, de la servidumbre hacia la creación a la libertad de adorar a Su Señor.

(2)  Esclarecer a la gente el propósito de su creación: adorar y servir a Allah, su Creador. No hay otro modo definitivo de encontrar el verdadero propósito de la creación.

(3)  Establecer pruebas contra la humanidad mediante el envío de mensajeros, para que la gente no tenga excusas cuando sean interrogados en el Día del Juicio. No podrán decir que no sabían lo que debían hacer en esta vida.

(4)  Desvelar algo del "mundo de lo oculto" que está más allá de los sentidos y del universo físico, como el conocimiento de Allah, la existencia de los ángeles, la realidad del Día del Juicio.

(5)  Proveer a los seres humanos de ejemplos prácticos para llevar vidas moralmente correctas, virtuosas, con un propósito determinado, libres de dudas y confusión.

(6)  Purificar el alma de materialismo, el pecado y la negligencia.

El Mensaje

 El mensaje más importante de todos los profetas y mensajeros para sus respectivos pueblos fue adorar a Allah única y exclusivamente y a nadie más, sometiéndose a la voluntad de Allah. Todos ellos ―Noé, Abraham, Isaac, Ismael, Moisés, Aarón, David, Salomón, Jesús, Muhammad, y aquellos que no conocemos― invitaron a la gente a adorar a Allah y rechazar los falsos dioses.

Moisés declaró:

"Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor" (Deuteronomio 6:4).

Esto fue repetido 1.500 años después por Jesús cuando dijo:

"El más importante de los mandamientos es: 'Oye, Israel. El Señor nuestro Dios, el Señor es Uno" (Marcos 12:29).

Finalmente, la invitación de Muhammad, unos 600 años después, resonó a través de las colinas de La Meca:

“Su Dios es un Dios Único, no hay divinidad [con derecho a ser adorada] salvo Él, el Compasivo, el Misericordioso” (Corán 2:163).

El Corán establece este hecho claramente:

“No envié en el pasado a ningún Mensajero, excepto que recibiera la misma revelación que tú: 'Nada ni nadie merece ser adorado excepto Yo, ¡Adórenme solo a Mí!’” (Corán 21:25).

Las leyes que ellos trajeron diferían, cada una acorde a su propio tiempo y gente:

“A cada [comunidad religiosa] le he dado una legislación y una metodología [norma]” (Corán 5:48).

Pero el mensaje básico y central fue la Unicidad (Tawhid) y la adoración de Allah: esto es el Islam en su sentido amplio y general de sumisión a Allah.

“Para Dios la verdadera religión es el Islam” (Corán 3:19).

 Los portadores del mensaje

Allah escogió a los mejores de entre los hombres para entregar Su mensaje. La profecía no se gana ni se adquiere como si fuera educación superior. Allah escoge a quien Le place para este propósito.

Ellos fueron los mejores moral, mental y físicamente, protegidos por Allah de caer en pecados mayores. No erraron ni cometieron equivocaciones al transmitir el mensaje. Hubo muchos profetas y mensajeros enviados para toda la humanidad, para todas las naciones y razas, en todos los rincones del mundo. Algunos profetas fueron superiores a otros, algunos mensajeros sobresalieron en relación al resto. Los mejores de entre ellos fueron Noé, Abraham, Moisés, Jesús y Muhammad.

Algunas personas se fueron a los extremos en cuanto a los profetas: algunos fueron rechazados o los acusaron de ser brujos, locos y mentirosos; mientras que otros fueron convertidos en dioses por sus seguidores al atribuirles poderes propios de Allah o fueron vistos como hijos de Dios, tal como ocurrió con Jesús.

Lo cierto es que ellos fueron puramente humanos, sin atributos ni poderes divinos. Fueron siervos que adoraron a Allah. Comían, bebían, dormían y vivieron sus vidas como seres humanos normales. No tenían el poder de hacer que alguien aceptara su mensaje ni de que los pecados fueran perdonados. Su conocimiento del futuro se limitaba a lo que Allah les revelaba. No tenían participación alguna en dirigir los asuntos del universo.

Examen y navegación rápida
Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.