Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

Dar la noticia a la familia (parte 1 de 2)

Descripción: Una lección de dos partes que contiene consejos prácticos para quienes recién ingresan al Islam y deben enfrentar el desafío de dar la noticia de su nueva fe a sus amigos y familiares. Parte 1: Esta lección tiene como objetivo disipar la ansiedad y desarrollar la confianza al tratar con los seres queridos.

PorNewMuslims.com

Publicado el15 Apr 2019 - Última modificación27 Apr 2017

Impreso: 4 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 319 (Promedio diario: 2)

Categoría: Lecciones > Interacción social > La comunidad musulmana


Objetivos

·       Eliminar la ansiedad causada por el temor a anunciar la propia conversión y desarrollar la confianza para dirigirse a los seres queridos.

·       Prepararse para identificar una estrategia adecuada para dar la noticia de la propia conversión a los amigos y la familia.

·       Enseñar al nuevo converso varias súplicas para buscar la ayuda de Allah para que se facilite este asunto.

Uno de los asuntos más retadores para las personas nuevas en el Islam es compartir la noticia de su nueva fe con los amigos y familiares. Aunque uno pueda estar muy feliz de embarcarse en esta nueva búsqueda, de comenzar una renovada y enriquecida vida espiritual, puede que este asunto resulte extremadamente difícil, pues se temen resultados negativos y rechazo por parte de los seres queridos. La persona debe estar segura de tomar este asunto con sumo cuidado, ya que de no hacerlo se pueden dañar relaciones importantes y herir los sentimientos.

Esta lección contiene algunos consejos prácticos y algunos recordatorios que podrán quizá disipar su ansiedad y ayudarle a manejar la situación con sus seres queridos en confianza.

Primero que todo, felicitaciones por aceptar el Islam. Es la decisión correcta y puede estar seguro de ello. Además, el hecho de que haya sido guiado al Islam es una prueba de que Dios le ama y le proporcionará la ayuda que anhela, pues el Profeta (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“A quien Allah le desea el bien, le da entendimiento de la religión” (Al Bujari).

      Segundo, lea el siguiente compendio de consejos y aplique de ellos lo que sea relevante para su situación personal.

Evaluar la situación 

A veces, un nuevo musulmán puede sentir que quiere que todos sepan que ha aceptado el Islam, empezando por su familia. Algunos pueden sentir que pueden adaptarse a cualquier tipo de respuesta, mientras que otros sienten que su familia no le dará importancia, y que incluso pueden apoyar la decisión que tomaron. La realidad puede ser muy diferente. Aunque algunos miembros de la familia pueden no ser religiosos, el hecho de que su ser querido haya elegido un camino diferente al de ellos, o simplemente porque temen por la persona debido a todas las malas impresiones que tienen sobre el Islam, pueden reaccionar de modo distinto al esperado. Esto puede ser perjudicial para el progreso de una persona después de aceptar el Islam y, por lo tanto, uno debe pensar con calma y serenamente para evaluar bien la situación. Después de aceptar el Islam, uno debe concentrarse en aprender los conceptos básicos de la creencia y de los actos de adoración, y dar a conocer la propia conversión demasiado pronto puede hacer que esto sea muy difícil. En lugar de que la primera etapa lo llene a uno de alegría e inspiración, esta puede convertirse en una etapa llena de argumentación y desagradables sentimientos.

Anunciar la propia conversión al Islam no es una condición para ser musulmán, y si uno siente que es preferible aplazar este anuncio hasta tener una fe y un conocimiento más firme o hasta ser independiente, está bien. Por otra parte, si la persona siente que su familia aceptará su nueva fe, entonces es mejor anunciarla, ya que esto facilitará la práctica de las enseñanzas del Islam.

Un ejemplo de esto es el gran compañero del Profeta (que la misericordia y bendiciones de Allah sean con él) Muawiah Ibn Abi Sufian, quien se hizo musulmán y ocultó su conversión a sus padres. Sus padres estaban muy en contra del Islam, y después de pensarlo mejor, y comprendiendo las consecuencias a las que podían conducir sus acciones, decidió no anunciar ni declarar públicamente que se había hecho musulmán; en lugar de ello, decidió postergarlo y anunciar su Islam en el momento adecuado. Ese momento llegó cuando el Profeta conquistó La Meca. Muawiah y su padre, junto con otras personas, fueron al encuentro del Profeta y declararon su Islam frente a él.

Cuando decida anunciarlo, tenga en mente las siguientes indicaciones.

Busque ayuda en la paciencia y la oración 

No entre en pánico. Busque la ayuda de Allah a través de la oración y la contemplación. Deje que Él sea su guía en esos momentos. Usted tiene dos "regalos" de parte de Dios: La paciencia y la oración para darle fuerza. Allah dice:

“Busquen socorro en la paciencia y la oración…” (Corán 2:45).

 Cualquier dificultad que usted pueda experimentar es solo una prueba a través de la cual incrementará su fe y confianza en Allah, aprenderá a confiar y buscar socorro en Él. Cualquiera que sea el resultado, sepa que al final será bueno para usted. Qué bello es el dicho del Profeta:

“¡Cuán sorprendente es la situación del creyente! Todos sus asuntos son buenos, y este [mérito] no es para nadie más sino para el creyente. Si algo bueno le ocurre, agradece y alaba a Dios, y eso es bueno para él. Si alguna dificultad le aflige, es paciente, y esto es bueno para él” (Muslim).

Pídale a Allah que facilite sus asuntos y le dé fuerza. Pídale que haga que sus padres acepten su anuncio tranquilamente, pídale que lo mantenga firme en la religión, pídale que haga de usted un medio de guía para ellos. Las siguientes son algunas plegarias especiales prescritas por el Profeta con las que puede suplicar para fortalecerse en la religión.

Plegaria 1

“¡Oh Allah! Es Tu misericordia lo que anhelo, no me dejes a cargo de mis asuntos ni siquiera por [el instante de] un parpadeo y rectifica todos mis asuntos. Nadie tiene derecho a ser adorado excepto Tú” (Abu Dawud).

Plegaria 2

“Nadie tiene derecho a ser adorado excepto Allah, el Conocedor de todo, el Predecesor. Nadie tiene derecho a ser adorado excepto Allah, Señor del magnífico Trono. Nadie tiene derecho a ser adorado excepto Allah, Señor de los cielos, Señor de la Tierra y Señor del noble Trono" (Al Bujari).

Plegaria 3

El Profeta nos dijo:

“Los corazones de los hijos de Adam son como uno entre los dedos del Misericordioso, y Él los dirige como Le place” (Ahmad).

Realice la frecuente súplica del Mensajero de Allah:

“Oh, Tú que cambias los corazones, haz mi corazón firme en Tu religión” (At-Tirmidhi).

Plegaria 4

Si usted duda de su fe en algún punto:

·       Busque refugio en Allah.

·       Recuerde que usted está en la religión de Jesús, de Moisés y del resto de los profetas, diciendo: "He creído en Allah y en Sus Mensajeros"[1].

Seguridad en sí mismo

No tema la desaprobación de sus seres queridos ni de extraños. Algunas personas sufren una severa desmoralización cuando son criticadas; otros se las arreglan para ganar nuevas fuerzas a partir de ello. El Islam trae una nueva actitud, una nueva vida social con una confianza renovada, seguridad en sí mismo y confort social. El Islam tiene de hecho la capacidad de cambiar la personalidad para bien. Tan pronto como la fe entre en las profundidades de su corazón, usted comprenderá que nada en el mundo se puede comparar con vivir por un instante con esta gran bendición que es el Islam. ¡Sea perdonador y paciente!

Hable con alguien en quien usted confíe

Hable con un amigo musulmán en quien usted confíe, preferiblemente alguien que tenga conocimiento y sabiduría. Encuentre un buen amigo en cuya vida usted vea lo mejor del Islam en práctica. El apoyo de un amigo amoroso hará mucho por usted. ¡Recuerde, el corazón cura el corazón! No permita que sus emociones se acumulen, hable al respecto; no hay sustituto para el cuidado y el amor humanos.

Maneras de informar a los seres queridos 

No todos los padres son iguales. Algunos son cercanos a sus hijos, otros son distantes. Las familias disfuncionales también son bastante comunes. Algunos padres apoyan cualquier religión o estilo de vida que su hijo elija, y otros pueden oponerse con vehemencia. En cualquier caso, puede ser una buena idea hacerles saber primero que usted ha estado leyendo sobre el Islam, quizá compartir algo de lo que aprende con ellos antes de darles la noticia, ya que puede ser un gran impacto para ellos. Tome las cosas paulatinamente. Al final, es su decisión, ya que usted conoce mejor la naturaleza de su familia. Lo más importante es que estudie bien la situación antes de hacer cualquier movimiento y que no tome ninguna decisión precipitada.

Como se mencionó con anterioridad, si la situación lo requiere, usted puede decidir no informarles sobre su decisión por el momento. Si vive con sus padres, puede rezar cuando ellos no lo ven, o puede informarles si siente que le serán de apoyo.

Si usted vive solo, esto puede resultar mucho más fácil. Puede encontrarse personalmente con sus padres, llamarlos, mandarles un correo electrónico o escribirles una carta. La mejor manera, hablando en términos generales, es hacerlo personalmente, puesto que otros medios de comunicación pueden generar un malentendido entre las partes. Si a usted le preocupa la molestia social que puede derivar de adoptar una religión distinta de la de ellos y se siente intimidado al hablarles sobre su religión, puede considerar como una mejor opción escribir primero una carta general. Esto le permitirá hilar sus pensamientos, darles tiempo para asimilarlo y quizá ahorrarles a ambos un encuentro embarazoso.

De cualquier modo, deberá encontrarse con ellos personalmente en algún momento, y este será el tema de la siguiente lección.



Notas de pie:

[1] Sahih Muslim.

Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.