Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

Modelos a imitar en el Islam (parte 2 de 2)

Descripción: Breve descripción de la vida y el carácter de dos conocidas esposas del Profeta Muhammad, y algunas palabras sobre el poder que tienen los modelos a seguir para influir en los demás.

PorAisha Stacey (© 2012 NewMuslims.com)

Publicado el09 May 2019 - Última modificación25 Oct 2016

Impreso: 5 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 250 (Promedio diario: 1)

Categoría: Lecciones > Incrementar la fe > Medios para incrementar la fe


Objetivos:

·       Entender cuán influyentes pueden ser los adultos y por qué el comportamiento de los modelos a seguir debe demostrar la moral y los modales islámicos.

Términos árabes:

·       Sahabah (plural de sahabi): Se traduce como "compañeros". Un sahabi, como se utiliza comúnmente la palabra en la actualidad, es alguien que vio al Profeta Muhammad, creyó en él y murió como musulmán.

·       Hadiz (plural: ahadiz): Es un relato o una historia. En el Islam se refiere a un registro narrativo de los dichos y acciones del Profeta Muhammad y sus compañeros.

·       Al Fatiha: La sura que abre el Corán. Literalmente, "la apertura".

Dado que los seres humanos aprenden tanto imitando el comportamiento de los demás, es importante que elijan o tengan acceso a buenos ejemplos a seguir. Esto es particularmente así en el Islam. En un mundo que se burla a menudo de la moral y los modales islámicos, es esencial que los musulmanes tengan personas a quienes observar, admirar e imitar. No hay mejores personas que los sahabah, aquellos hombres y mujeres que fueron cercanos al Profeta Muhammad y a quienes se les enseñó el Islam tal y como fue revelado. En la lección anterior, vimos brevemente a dos sahabi, y ahora veremos a dos de las esposas más influyentes del Profeta Muhammad.

Jadiyah, la hija de Juwailid

Jadiyah fue la primera, y durante 25 años, la única esposa del Profeta Muhammad. Ella tenía 40 años y había enviudado ya dos veces cuando se casó con él, que tenía en ese entonces 25 años, y a quien aún no se le había concedido la profecía. Jadiyah era una empresaria exitosa, rica por derecho propio, conocida por tratar con discapacitados, huérfanos, viudas y pobres con amabilidad y compasión. Ella fue apodada At-Tahira” (la pura). Jadiyah amó y apoyó al Profeta Muhammad durante los primeros años difíciles del Islam. Lo hizo con el espíritu de colaboración y compañerismo que es inherente a un verdadero matrimonio islámico.

Jadiyah fue la primera persona en aceptar el mensaje del Islam y se mantuvo junto a su esposo mientras la familia y los amigos se volvían contra él y planeaban matarlo. Jadiyah apoyó el surgimiento del Islam con su riqueza y su salud. Ella proporcionó comida, agua y medicinas para la comunidad desterrada y boicoteada. A pesar de que no estaba acostumbrada a las privaciones, Jadiyah jamás se quejó de las condiciones de pobreza que tuvo que soportar. Después de que falleció (tres años antes de la migración de los musulmanes de La Meca hacia Medina), el Profeta Muhammad comentó que había sido una madre amorosa, una esposa leal y empática, que compartió con él todos sus secretos y sueños más profundos.

Aisha, la hija de Abu Bakr

Aisha era la hija de Abu Bakr, uno de los compañeros más cercanos del Profeta Muhammad. Durante su matrimonio con el Profeta, la pareja desarrolló una relación estrecha y fue en los brazos de Aisha que murió el Profeta Muhammad en año 632 E.C. Considerada por muchos como su esposa favorita, fue una figura activa en numerosos eventos y una testigo importante de muchos más.

Aisha era generosa y paciente. Soportó sin quejarse la pobreza y el hambre que eran comunes en los primeros días del Islam. Durante días y días no se encendía un fuego en la casa del Profeta para cocinar ni hornear pan, y vivían simplemente de dátiles y agua. La pobreza no angustiaba ni humillaba a Aisha y cuando llegó la autosuficiencia, esta no corrompió sus modales.

Aisha también era conocida por su sabiduría y curiosidad. Ella siempre hacía preguntas y aclaraba incluso los puntos más pequeños, esto la convirtió en un recurso invaluable. Más de 2.000 hadices se remontan a ella. Debido a su amplio conocimiento, a menudo era consultada antes de tomar decisiones o emitir veredictos. Ella vivió mucho tiempo después de la muerte del Profeta y pudo enseñarles a los musulmanes su religión durante muchos años antes de morir.

Como se expuso en la primera parte de esta lección, las personas, en particular los niños, aprenden imitando el comportamiento de personas importantes o famosas en sus vidas. Trate de recordar la última vez que escuchó a niños jugando, de seguro muchos de ellos querían ser la última estrella del deporte o de la música. Lamentablemente, para cuando estos niños llegan a la edad adulta, pueden contar todo sobre las estrellas que aparecen en los medios de comunicación, pero ni un solo hecho sobre los compañeros del Profeta Muhammad. Pueden citar estadísticas deportivas a la perfección, pero tropiezan con la recitación de Al Fatiha. En el Día de la Resurrección, estos ídolos del entretenimiento ignorarán y rechazarán a todos aquellos que los tomaron como modelos a seguir. Curiosamente, al final de un anuncio de Reebok, un ídolo del baloncesto camina hacia la cámara y dice: "Solo porque encesto una pelota no significa que tenga que criar a tus hijos". Incluso las propias estrellas se dan cuenta de que no siempre muestran un comportamiento al que otros deberían aspirar o emular.

Un buen modelo a seguir no solo debe demuestran el mejor comportamiento, sino también cómo aprender de los errores y faltas. Los sahabah en particular, se encontraban a menudo en situaciones difíciles y en curvas de aprendizaje empinadas. En muchos casos fue el propio Profeta Muhammad quien corrigió su comportamiento, y lo hizo de modo que no humilló ni molestó a quien cometía la falta. Los buenos modelos a seguir, como los sahabah, enseñan con su comportamiento, enseñan a quienes los admiran cómo vivir de manera que sea agradable a Allah. De ellos aprendemos que los seres humanos no son perfectos, pero pueden buscar complacer a Allah en todo lo que hacen y en cada reacción ante las influencias externas.

Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.

Más lecciones en el mismo nivel4