Idiomas

Niveles

Ayuda en Vivo a través del chat

 

Acerca de esta página

Bienvenidos al sitio de eLearning de New Muslims. Esta página es para musulmanes recién conversos que quieren aprender su nueva religión de una manera fácil y sistemática. Las lecciones aquí están organizadas por niveles. Así que primero vaya a la lección 1 en el nivel 1. Estúdielo y luego haga su examen. Cuando lo pase, vaya a la lección 2 y así sucesivamente. Nuestros mejores deseos.

Comience aquí

Es altamente recomendable que se registre para que sus calificaciones y avance sean guardados. Así que, primero regístrese aquí, luego empiece con la lección 1 en el nivel 1 y de ahí pase a la siguiente lección. Estudie a su gusto. Cada vez que vuelva a este sitio, haga clic en el botón "Llévame adonde llegué" (disponible solo para usuarios registrados). 

Reflexiones sobre la sura Al Fatiha (parte 3 de 3)

Descripción: Interpretación de las aleyas más recitadas del Sagrado Corán. Parte 3: Explicación de las últimas tres aleyas, que pertenecen a una promesa hecha a Allah y a una súplica por parte del ser humano en las palabras de Allah Mismo, Quien, en Su gran misericordia, nos ha enseñado por qué orar.

PorImam Kamil Mufti

Publicado el09 May 2019 - Última modificación24 Dec 2017

Impreso: 5 - Enviado por e-mail: 0 - Visto: 341 (Promedio diario: 2)

Categoría: Lecciones > El Noble Corán > Explicación de algunos versículos


Objetivo

·       Aprender la explicación de las tres últimas aleyas de la sura Al Fatiha.

Términos árabes

·       Surah: Capítulo del Corán.

·       Tawhid: La Unidad y Unicidad de Allah con respecto a Su Señorío, Sus nombres y atributos, y Su derecho a ser adorado.

·       Shirk: Palabra que implica asociar copartícipes con Allah o conferir atributos divinos a otro que no sea Allah; o creer que la fuente de poder, daño y bendiciones viene de otro distinto de Allah.

5.      Solo a Ti te adoramos y solo de Ti imploramos ayuda.

Esta aleya lleva la esencia del Islam: El Tawhid. Todos los profetas, desde Adán hasta Moisés, Jesús y Muhammad, fueron enviados para transmitir este mensaje central: adorar únicamente a Allah, Quien no tiene hijo ni socio. Este es el significado del primer testimonio de fe: La ilaha il-la Allah. Es el propósito singular de la creación. El Tawhid es salvación y debemos transmitir este mensaje a nuestros amigos y familiares. Ningún ser humano se acerca tanto a Allah como para convertirse en Su asociado y cambiar Sus decisiones. La desviación en este tema es fatal para el bienestar espiritual.

¿Cuál es la "adoración" que Le estamos prometiendo solo a Dios?

Es una palabra amplia que incluye nuestro trato con Allah en la forma de actos rituales devocionales, como las cinco oraciones diarias o el ayuno, así como las relaciones con otros seres humanos, como familiares y amigos. Los actos físicos simples realizados por nuestros miembros, como sonreír, y las emociones intensas como el amor, la esperanza y el temor, también entran en este ámbito. Dios es adorado obedeciendo Sus mandamientos y absteniéndonos de lo que Él ha prohibido. La adoración es toda expresión y acción, aparente y oculta, que Allah ama. De forma sencilla, todo acto que complace a Dios es un acto de adoración en el Islam. Allah tiene derecho a la adoración por parte del cuerpo, el alma y el corazón, y esta es incompleta a menos que se haga por respeto y temor a Allah, el amor y la adoración divinos, la esperanza en la recompensa divina, y la humildad extrema. Darle a alguien más (profetas, ángeles, Jesús, María, ídolos o la naturaleza) una porción de la adoración debida a Allah se llama shirk y es el pecado más grave en el Islam.

La humildad es un ingrediente esencial de la adoración y no hay mejor manera de acercarse al Señor de los mundos que a través de la humildad. Una persona que presuma de su devoción personal, bloquea su propio camino hacia el Señor Todopoderoso. La adoración nos hace más humildes. El Profeta Muhammad (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él) ha enseñado a admitir la deficiencia, la fragilidad y la iniquidad frente al Señor Magnífico, al decir:

“¡Oh Allah!, He perjudicado mucho mi propia alma y nadie perdona los pecados excepto Tú, así que concédeme Tu perdón y ten piedad de mí. En verdad, eres el Perdonador, el Misericordioso”.

En otra súplica, él solía decir:

“¡Oh Allah!, Tú eres mi Señor. No existe dios sino solo Tú. Tú me creaste y yo soy Tu siervo, estoy comprometido por Tu pacto y Tu promesa tanto como puedo. Busco refugio en Ti del mal que hago. Regreso a Ti por Tu gracia sobre mí, y regreso a Ti con mis pecados. Así que perdóname, porque nadie perdona los pecados sino solo Tú”.

Necesitamos la ayuda de Allah incluso para adorarlo. Así que Le pedimos que nos ayude. Además, Allah es el Único en Quien se debe buscar ayuda. Esto no significa que no podamos pedirle a alguien que nos ayude a mudarnos a una nueva casa, la "ayuda" en esta aleya significa ayuda sobrenatural. Para que quede más claro, cuando llevas a tu hijo enfermo a una sala de emergencias, solo a Allah debes pedirle que ayude a tu hijo, no a un santo fallecido ni a un ángel guardián.

6.      ¡Guíanos por el camino recto!

Los seres humanos, por naturaleza, carecemos de firmeza. Hoy estamos cerca de Allah y mañana nos distanciamos. En esta súplica, un musulmán Le ruega a Allah que lo mantenga fuerte, que lo guíe por el camino recto. Un musulmán repite esta petición en cada salah (oración ritual). Siempre hay quienes son mejores que nosotros en la escala espiritual. Un musulmán debe esforzarse continuamente para ascender en esta escala y acercarse al Señor Todopoderoso, aumentando la paciencia, los buenos modales y la práctica del Islam. En especial, para alguien nuevo en el Islam, es realmente necesaria esta oración en su viaje. Un musulmán debe aprender y descubrir lo que Dios quiere de él en cada giro de la vida, y llevarlo a cabo con una intención pura.

7.      El camino de los que has colmado con Tus favores, no el de los que cayeron en Tu ira, ni el de los que se extraviaron.

Esta aleya es la continuación de la anterior. Responde a la pregunta: "¿Exactamente a quién debo seguir?". Mis padres, parientes, amigos, compatriotas... ¿a quién?

La respuesta es: a aquellos que fueron tocados por la gracia divina. ¿Quiénes son esos? Son identificados en otro pasaje del Corán:

“Los que obedezcan a Dios y al Mensajero estarán con los bienaventurados: los profetas, los veraces, los que murieron dando testimonio [de su fe] y los justos. ¡Qué excelentes compañeros!” (Corán 4:69).

El Profeta (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“Los judíos son los que se han ganado la ira de Allah, y los cristianos son los que están extraviados”[1].

Esas son las personas que, sabiendo la verdad, la abandonaron, incluyendo a los judíos[2] y otros. Esto no debe tomarse como una licencia para el antisemitismo.

Primero, la ira de Allah no está limitada a los judíos. Por ejemplo, Allah dice acerca de tomar la vida de un inocente:

“Quien asesine a un creyente con premeditación será condenado a permanecer eternamente en el Infierno, además caerá en la ira de Dios, y recibirá Su maldición y un castigo terrible” [Corán 4:93].

Segundo, la ira divina es para aquellos que no fueron guiados hacia el camino recto, no por falta de conocimiento, sino por sus deseos vanos que les bloquearon el camino recto. Como sabe cualquier estudiante del Antiguo Testamento, los rabinos judíos poseían conocimiento, pero no actuaron en consecuencia y tuvieron gran influencia en alterar la religión mosaica. De forma similar, un erudito musulmán, o para el caso, cualquier musulmán que tenga conocimiento, pero no actúe acorde a ello, también se parece a los judíos en ese aspecto. Parte de ser "guiado" es tener una firme resolución de hacer lo correcto y abandonar lo que está mal. El Profeta (que la misericordia y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“Un hombre será traído en el Día de la Resurrección y arrojado al Infierno. Sus caderas se derramarán en el fuego y él lo rodeará como un burro alrededor de un molino. Los habitantes del Infierno se reunirán a su alrededor y dirán: '¿Qué es lo que te pasa? ¿No solías imponernos lo que estaba bien y prohibirnos lo que estaba mal?'. Él contestará: 'Yo solía imponerles lo que estaba bien, pero yo no lo practicaba; y solía prohibirles lo que hacían mal, pero luego yo participaba de ello'”[3].

Este hombre tenía conocimiento, sabía lo correcto y lo incorrecto, y además imponía lo que era correcto y prohibía lo que era incorrecto, pero no actuaba según ese conocimiento, por ello se ganó el castigo.

Tercero, ilustraré este punto con un ejemplo. Tomemos algo básico: los Diez Mandamientos son la piedra angular del judaísmo. Respetar el Sabbath es el ritual más importante a observar el en judaísmo, el único instituido en los Diez Mandamientos. Según la propia Biblia, los judíos fueron amenazados, castigados[4], y se ganaron la ira divina[5] por violarlo. En el Islam, el viernes es el día más sagrado de la semana, y en ese día se celebra una oración especial para marcarlo. La santidad del viernes, establecida por Allah, es bien conocida entre los musulmanes. Cambiarlo por otro día, por cualquier razón, sería análogo a los judíos que violan el Sabbath. Sería corromper, a sabiendas, una observancia ritual divinamente establecida.

“… ni el de los que se extraviaron”.

Estas son las personas que abandonan la verdad por ignorancia, como los cristianos y otros. Los cristianos se extravían por ignorancia. Esto no significa que la obstinación no se haya desarrollado posteriormente dentro de ellos después de que algunos superaron la marca de su ignorancia. Esta es la gente que adora, pero sin conocimiento. Un musulmán que adore a Dios con base en la ignorancia, sin la autoridad textual, se asemeja a los cristianos, por así decirlo. Por ejemplo, la adoración en el catolicismo se ofrece incluso a objetos inanimados, como las reliquias de un mártir, la cruz del Cristo, la corona de espinas, o incluso una estatua o una pintura de un santo. Otros cristianos utilizan bandas musicales y cánticos como adoración. Muy por el contrario, Jesús jamás adoró a Dios con música, cantando himnos ni venerando la cruz. Una "imitación" análoga por parte de un musulmán, sin importar qué tan bien intencionada sea, sería usar música y cánticos devocionales como adoración, ya que el Profeta final jamás adoró a Allah de este modo. El Profeta Muhammad expuso claramente cómo se debe adorar a Dios, y no está permitido desviarse de ello en lo más mínimo.

Le pedimos a Allah que nos guíe hacia el camino recto, el camino de los profetas y de sus seguidores justos, y oramos para no seguir los pasos del primer grupo que no actuó según su conocimiento, ni como el segundo grupo que no adquirió el conocimiento.


Notas de pie:

[1] Tirmidhi, Musnad de Ahmad, e Ibn Hibban. Citado por Muhammad Sayyid Tantawi, Gran Imam de Al Azhar en su exégesis Tafsir Al Wasit.

[2] ¿Qué es un judío y qué es el judaísmo? Son preguntas complejas, porque muchas personas se autodenominan judías hoy día, aunque no creen en el judaísmo en lo absoluto. Más de la mitad de los judíos del mundo se consideran a sí mismo "seculares" y no creen en Dios ni en ninguna de las creencias del judaísmo. La mitad de los judíos de Estados Unidos no pertenece a ninguna sinagoga. Ellos practican algunos de los rituales del judaísmo y celebran algunas de sus festividades, pero no piensan en esas actividades como actos religiosos. En cualquier caso, los verdaderos seguidores de los profetas hebreos que comienzan con Moisés, son considerados libres de culpa, ya que no distorsionaron sus enseñanzas religiosas originales. Para nuestro propósito, un "judío" es un creyente en el judaísmo que no sigue las creencias y prácticas instituidas por los profetas hebreos, sino más bien los rabinatos y sus concilios. Y Dios sabe más.

[3] Bujari, Muslim.

[4] "Si no obedecen ustedes mi mandato de observar el reposo del sábado, y de no llevar carga al entrar en sábado por las puertas de Jerusalén, entonces les prenderé fuego a sus puertas, que no podrá ser apagado y que consumirá los palacios de Jerusalén" (Jeremías 17:27).

[5] “Los israelitas se rebelaron contra Mí. No siguieron Mis decretos y no obedecieron Mis leyes, que son vida para quienes los obedecen. Además, profanaron Mis sábados. Por eso, cuando estaban en el desierto, pensé agotar Mi furor y descargar Mi ira sobre ellos” (Ezequiel 20:21).

Examen y navegación rápida
Herramientas de la lección
Mala Mejor  Evaluar
| More
Déjenos un comentario o una pregunta

También puede preguntar mediante el servicio de chat en vivo disponible aquí.

Más lecciones en el mismo nivel4